lunes, 5 de abril de 2010

ANGLIRU Y 42,2KM

Nuestro particular stage deportivo sigue adelante. Ayer doblete, por la mañana un trail con más de 800 metros de desnivel y por la tarde 10 KM de trote por otro ramal de la Senda del Oso. Des del viernes que estamos en Asturias ya acumulamos 60 KM de carrera en las piernas, lo más que ha hecho mi rodilla des de julio, y de momento no se queja, al menos no mucho.

Hoy lunes toca dar descanso a mi rodilla, que no a las piernas. A las 8:30 sobre la bici en busca del Angliru. Judith saldrá un poco más tarde a completar su particular maratón, saliendo des de casa y recorriendo la Senda del Oso, un maratón, bonita distancia.

No soy del norte, aunque es una tierra que me encanta, pero creo que se me está pegando algo de estar por aquí y del amigo Samuel, así que hoy he hecho un ANGLIRU A LO BURRO!!!, des de la puerta de casa y por el camino más duro.

De salida a remontar el Alto de La Cobertoria, una de las subidas con mayor nombre en el territorio Astur, como desayuno. Primero ligero descenso des de casa en Bueida hasta Santa Marina. Anuncian cambio de tiempo, sol y aumento de temperaturas, así que apuesto por uniforme de verano, pero a las 8:30 el termómetro marca 2 grados, creo que me he equivocado, el no sentir los dedos de las manos ni las piernas así me lo indican. Llego a Santa Marina y empiezo la subida, son 8,1KM a un porcentaje medio del 8,52% para remontar los 690 metros de ascenso. Me lo tomo con mucha calma, el día va a ser duro. Me siento muy bien, ya he entrado en calor y el 34-28 se confirma como buena elección, subo muy tranquilo y muy cómodo, superando sin problemas los varios tramos de 10, 11, 12 y hasta 14%. La subida es espectacular, el paisaje es impresionante, un verde valle profundo, vacas y caballos, y picos nevados al fondo, cielo azul despejado por completo, así cualquiera sube. En internet he visto que califican la subida des de Pola de Lena bastante más dura, eso lo comprobaré a la vuelta, pero lo que ya puedo afirmar es que esta vertiente es mucho más bonita.

Una vez arriba toca el descenso hasta Pola de Lena, a congelarse otra vez. Bajada de ensueño, carretera ancha, asfalto perfecto, ni un coche, nada de viento, idílica y rapidísima. Esquivo mierdas de vaca en la carretera y miro a lo lejos para no atropellar alguna vaca madrugadora, por suerte no hay sobresaltos. Tiritando llego a Pola, le pregunto a un taxista el camino hacia Riosa.

“Son 15 KM pero hay un puerto”, un puerto??? Otro??? Esto no lo tenía yo en cuenta. Me dice que son 5 KM de subida, con más descansos que la Cobertoria pero con repechos más duros. Si la Cobertoria ya tiene rampas del 14%, más duros….. La otra opción es ir a Mieres por la general, es plano, pero es una nacional. El taxista prosigue “el Angliru es mucho Angliru. Yo hace años que lo conozco, antes que pasara la vuelta, y ahora que lo han arreglado aún, pero antes en coche hasta daba miedo, y eso que soy de aquí”. Pues con esas referencias sigo.

Sale mi lado del norte y tiro por el puerto, si desayunaba con la Cobertoria ahora tomo el aperitivo con este otro. No sé qué puerto ha sido, no aparece en los mapas, carretera estrecha, bacheada, antigua, tal como decía el taxista tiene más descansos pero repechos mucho más duros, sobretodo el final, con unas paellas de vértigo. Corono con el ligero pensamiento de que espero no haber malgastado fuerzas para el verdadero objetivo, “hasta en coche da miedo”, las palabras del taxista se me repiten una y otra vez en la cabeza. Según el Garmin el puerto desconocido tiene poco más de 5 KM y sobre los 500 metros de ascenso, con rampas superiores al 15% seguro, eso según mis piernas y la experiencia en la Cobertoria. El paisaje igualmente espectacular, valle y picos al final con interminables lomas verdes, nada que envidiar a cualquier rincón de los Alpes.

Lento descenso por el mal estado de la carretera y llego a La Vega, veo el desvío al Angliru, por fin!!!. Al girar veo un cartel: “Riosa, Angliru. Olimpo del ciclismo. 12,5 KM, desnivel 1.266 metros, pendiente media 10,13%, pendiente máxima 23,5%”. Un escalofrío me recorre, llegó el momento de la verdad. Cada KM hay un pequeño pivote indicador que marca el KM, los que faltan a cima y el porcentaje medio del kilometro.

Vamos parriba. Carretera en perfecto estado, los primeros kilómetros son muy asequibles, porcentajes aún humanos. Un par de desvíos perfectamente señalizados y llego a la mitad de la ascensión al área recreativa Via Pará, hay un pequeño respiro, unos centenares de metros llanos, se puede observar el coloso. A lo lejos se intuyen bien marcadas por la nieve unas zetas en la montaña, será allí arriba?, no puede ser, pues sí es.

Empieza el festival, lo más sensato es darse la vuelta, pero no, con dos ………. parriba, y harían falta varios pares de …… para lo que me espera: de aquí en adelante 7 KM con pendiente media del 13%, y lo más suave para descansar es un 10%.

Aquí ya mi desarrollo Compact con su 34-28 sigue siendo duro, pero bueno, aquí todo lo debe ser, necesito mi mountain bike!!!! y aún así no sé yo.

Cuesta de Les Cabanes, Les Picones, Curva de Cobayos, kilómetros al 14%, centenares de metros al 20%, kilometro entero al 17,5%.

La carretera repleta de pintadas animando a los mitos del ciclismo, alguna que menciona “la gloria” y otras “bienvenido al infierno”.

Ahí sigo, supero uno tras otro los muros, creo que lo puedo conseguir, justito pero supero las curvas, paellas y duras rectas de esta carretera al cielo viniendo del infierno y atravesando un largo purgatorio. La velocidad es ridícula, casi no me muevo, escucho el roce del neumático en el asfalto, es cíclico con cada pedalada. Pedaleo con todo, saco hasta la última gota de fuerza, a golpe de riñón en cada pedalada van pasando los kilómetros, llego a Cueña les Cabres, el muro al 23,5%. A medio recta ha habido un deslizamiento de tierra, deja un pequeño paso de medio metro totalmente húmedo y lleno de ramas en las que se pierde toda tracción, PIE A TIERRA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! MALDICIÓN!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! JODER!!!!!!!!!!!!. Sinceramente no sé si hubiera llegado hasta arriba sobre la bici, voy muy, muy justo y los pensamientos de parar y descansar un momento son cada vez más intensos. Acabo de remontar la cuesta a pie imposible arrancar sobre los pedales aquí, caminando ya cuesta!!!!. En la curva vuelvo a montar y sigue el calvario.

Un par de herraduras más, la nieve invade la carretera y llego Al Aviru, a 1 KM de cima y 100 metros de desnivel, hasta aquí hemos llegado, la nieve impide el paso. Me doy por satisfecho, que le vamos a hacer???.

Para abajo, que miedo!!!. Agarrado a la parte baja del manillar para poder frenar con fuerza, me duelen las dorsales de la fuerza que tengo que hacer para no irme de cabeza sobre el manillar, voy bajando y me doy cuenta de lo que he subido del tirón, está mal que yo lo diga, lo sé, pero hoy me lo he ganado: VAYA CAMPEÓN!!!!, pedazo de cuestas, vaya herraduras, qué desnivel, si casi no puedo frenar la bici, IMPRESIONANTE, deshaciendo el camino de bajada me doy cuenta de su verdadera dureza.

Descenso hasta Riosa otra vez, se ha levantado viento. Pregunto por el camino de vuelta a Pola de Lena: “puedes ir por el alto”, no, no, déjame de altos, que ya estoy servido por hoy. Bajar a coger la general, de ahí hasta Mieres y de ahí por la “antigua” hasta Pola de Lena. Son veinte largos casi treinta kilómetros, tirando a llano, con algún repecho, aunque me da que en general pica algo para arriba.

Pola de Lena, ahora toca subir otra vez La Cobertoria, con otro par de …. Voy reventado, las cosas como son, por hoy estoy servido pero hay que llegar hasta casa. En llano voy bien, pero otro puerto????

Llamo a Judith, le digo que coma y no me espere, es tarde ya y aún me queda un buen rato. Ella ya ha acabado su maratón, hoy le ha dado por ahí, marcarse un maratón. Saliendo de casa hasta Santa Marina y por la Senda del Oso, vuelta por el mismo camino para completar 42,2KM, un maratón particular, con “algo” de desnivel, 800 metros de desnivel. No creo que compensen los 800 metros de bajada con los 800 metros de subida de la segunda media maratón, me da a mí que esos 800 metros de ascenso pican y mucho en las piernas. Finalmente todo bien, incidente con 2 perros que por suerte acaba en susto sin más consecuencias, y 4h24 para el maratón. Pues eso que se ha marcado la niña, como si nada.

Encaro la subida, esta vertiente es más dura que la que he realizado a primera hora. De entrada empieza más abajo con lo que suma casi 200 metros más de desnivel. Pendiente media constante entre el 8 y el 11%, prácticamente sin descansos. El termómetro ahora marca 29 grados, al final parece que la elección del uniforme de verano ha sido correcta.

A muy duras penas y sufriendo mucho corono mi 4 puerto del día, me atrevo a decir que 3 puertos de primera y uno de categoría especial: el Angliru a lo burro!!!

Bajada, a disfrutar del descenso, aunque con bastante viento y remontar los kilómetros finales hasta casa, pican para arriba y ya no sé ni cómo pedaleo.

Llego, allí está Judith descansando de su gesta. Día ultra para los dos, es lo que tiene ser una familia ultra, a veces hacemos estas burradas.

114 KM con 3.127 metros de ascenso en 6h53 sobre la bicicleta. El Angliru a lo Burro.

A la vuelta cuelgo fotos, valen la pena, lástima que esta conexión a duras penas permite publicar.

Y mañana???, el stage asturiano continua!!!!

5 comentarios:

issola dijo...

No, si ya decía yo que lo de Patxi te venía como anillo al dedo. Se me han puesto los pelos de punta. Leónidas al lado de Patxi un aficionao.

fmoreno dijo...

Felicidades por ese Angliru... Me he quedado sin palabras con tu crónica. Espero ver esas fotos porque deben ser prometedoras!!!

Juanmi Moreno dijo...

Espectacular la crónica. Enhorabuena!!!! Ni te imaginas la envidia que me has dado.

Anónimo dijo...

visualizo cada cuesta según lo vas contando.
Sin duda en bici es mas duro que corriendo.
Lastima que la carrera,desapareciera por cuestiones politicas de caracter municipal.
Enhorabuena maquina.
Roberto

tekokiwi dijo...

Ese es mi leónidas... aunque te queda pendiente para el verano hacértelo del tirón... eh??

Judith... y tú como la que no quiere la cosa...¿una maratón?

Que envidia...

Y lo de los perros????


Toni