miércoles, 3 de noviembre de 2010

KILIMANJARO. 1a ENTREGA.

Nuestra experiencia en el Kilimanjaro, nuestros 5.895 metros del Uhuru Peak, el techo de África por la Ruta Marangu (también llamada Coca Cola Route). Haremos varias entregas para poder explicar con más detalle. Aquí va la primera.

Sábado 23 de octubre de 2010. 17 horas despiertos, 2 horas de vuelo Barcelona-Amsterdam, 2 horas de aeropuerto y 8h30 de Amsterdam a Kilimanjaro Airport, por fin, con 1 hora más respecto a la Península Ibérica llegamos a las 20:00 a Tanzania.

La temperatura es agradable, aunque tras más de una hora esperando en la sala del aeropuerto para tramitar el visado ya empieza a hacer calor. Conseguimos entrar en Tanzania, al fin!!!, maletas y vemos a nuestro enlace esperándonos.

Hemos contratado el viaje mediante la agencia Sanga, su contacto allí nos lleva al Hotel Zebra de Moshi, supuestamente categoría turista, realmente no llega ni a hostal tirando a sucio. El tema de Sanga lo tocaremos más adelante en mayor profundidad, pero os avanzo: NO VIAJEIS CON ELLOS!!!!!!!.

El programa que vende la agencia ofrece des de un inicio guía local de habla castellana para el treking, pues bien, nos dicen que no, que no hay disponible, y nos ponen a uno que habla inglés. No es lo contratado, no es lo acordado, no es lo pagado, pero allí estamos a las 10 de la noche de un sábado en Tanzania, con un desconocido y a pocas horas de empezar el treking, así que como las lentejas: o las tomas o las dejas. Nos defendemos en inglés, pero esa no era la idea, nos vendieron un guía de habla castellana con el que poder entendernos 100% y poder preguntar y conocer profundamente la montaña, las gentes, costumbres, etc….

Uno no puede ir al Kilimanjaro por libre como al Aneto, estás obligado a llevar guía y equipo local, da igual que seas un turista, un experto montañero o el mismísimo Jesus Calleja o Edurne Pasaban, has de ir con el equipo local y tramitar permisos y tasas correspondientes. Por este motivo te ves casi obligado a contratar el viaje por agencia.

En fin, como dice Shakira: “Esto es África, waca, waca, waca”, a relajarse, adaptarse y confiar.

Domingo, nos pasa a recoger una furgoneta y nos dirigimos de Moshi hacia Marangu Gate. Por el camino hacemos paradas para comprar víveres y agua. Nos querían dar agua de la montaña con la opción de hervirla. Decimos que no, que queremos agua embotellada, si no llegamos a la cima al menos que no sea por cagarrinas.

En casa bebemos de todo, en la montaña cogemos agua de riachuelos, fuentes y de refugios, mientras se vea clara y corriendo bien, pero no vamos a poner en peligro el treking por algo así. Bueno, tras la pequeña pelotera nos ofrecen comprar agua y contratar un porteador extra para subirla. 25 botellas de 1,5 litros para Judith y para mí para los 6 días, 3 litros por día y persona. Coste total de la operación: 50 dólares (aprox. 40 euros). Podéis hacer cuentas de lo que puede costar aquí 25 botellas de agua compradas en refugio de montaña……… Allí las compramos abajo y nos ponen a un señor para llevarlas!!!, todo por 40 euros.

De Moshi a Marangu Gate tardamos cerca de 1 hora por una carreterita con adelantamientos temerarios, bicis, camiones, peatones, etc…. Furgonetas destartaladas en las que salen los pasajeros por las ventanillas circulando a más de 80 por hora en llano, a más 100 en bajada y a menos de 40 en subida, línea continua y adelantamiento en cambio de rasante o curvas y no pasa nada. Nosotros con nuestros modernos coches y estrictas normas de circulación y aún con accidentes y mortalidad en la carretera.

La carretera está salpicada de pequeños pueblos, mucha gente anda por el arcén des de su aldea al pueblo más cercano, o esperan a que pare una furgoneta en la que aún quede una plaza libre. Es domingo, se nota, la gente viste sus galas y hay varios mercadillos.

Llegamos a Marangu Gate, pues sí, es una valla con sus guardas armados incluidos, a qué le van a disparar??. Esperamos un rato mientras Gaspar, nuestro elegante guía que viste pantalón de traje, zapatos, camisa floreada y reloj de oro, realiza los trámites y permisos para empezar el treking.

Agust, un chico más joven que se nos ha presentado ya en la furgoneta, nos trae la bolsa con el picnic de hoy, está caliente y huele bien, tirando a picantito. Nos dice que nos pongamos en marcha, que empezamos. TUENDE (así se pronuncia VAMOS en swahili).

Tras la recepción hay otro puesto de control en el que pesan los bultos de los porteadores, cada uno puede cargar 20 kilos. En total nuestro equipo se comprende de 9 personas: 1 guía, 1 cocinero, 1 camarero, 6 porteadores. Y nos dicen que lo normal para subir 2 personas por nuestra ruta es llevar un equipo de 10, así que aún nos falta uno!!!! En rutas donde se duerme en tienda todavía hacen falta más personas.

Lo suben todo, todo, todo: comida, agua, utensilios cocina, nuestro equipaje, etc….

Ahora sí, esto empieza. TUENDE!!!!!

Comenzamos con Agust por un camino ancho entre exuberante vegetación, ni rastro de Gaspar (el guía elegante). Pregunto a Agust si él va a ser nuestro guía, me dice que sí, y el tal Gaspar???????, “bueno, él organiza, él …..”, en fin, que el chupa del bote!!!!!. Como decía Shakira, “esto es África, waca, waca, waca”.

Resumiendo relaciones: contratamos el viaje en España a Sanga, ellos trabajan con un tal Juma que habla castellano y que nos fue a recoger al aeropuerto y que tiene su propia empresa allí. El tal Juma nos deja en manos del tal Gaspar para llevarnos del hotel a Marangu Gate. En esta operación interviene un conductor y otro señor que le acompaña que aún no hemos sabido quien era ni que hacía. Finalmente en el permiso de treking la compañía que aparece, que debe ser la del tal Gaspar, no coincide ni con Sanga ni con la de Juma. Total, con 3 empresas, 2 intermediarios, 1 conductor y 1 asistente de conductor por fin empezamos el ascenso del Kilimanjaro con nuestro equipo de 9 personas. Relajarse, dejarse llevar, confiar, tener fe y todo sale bien, “esto es África, waca, waca, waca”.

Bueno, pues ya situados, empezamos la Ruta Marangu o Ruta Coca Cola, la más sencilla y cómoda de las 8 rutas que acceden al Uhuru Peak o Monte Kibo o Kilimanjaro, como lo queráis llamar. Es una ruta sin ninguna complicación técnica, que se puede hacer en zapatillas de trail hasta la cima, y en la que hay 3 campamentos para dormir en cabañas durante la ascensión.

Esta primera etapa nos lleva des de Marangu Gate hasta Mandara Huts, el primer campamento. Marangu roza ya los 2.000 metros de altitud y hoy llegaremos hasta 2.700 metros. Como decía la única complicación de la ruta es la altitud, nada más. Garantías para aclimatar bien, ninguna, pero todo pasa por beber y orinar mucho, y por ir: POLE, POLE, lento, lento. No hay otra, beber, mear pole, pole para que el cuerpo se aclimate.







Es un sendero ancho y cómodo con desniveles muy suaves que nos lleva inmersos entre una vegetación selvática. La temperatura es agradable, manga corta sin problemas. El sol aprieta y nosotros no hemos traído crema solar (gran error). Muchos ruidos de animales, ruidos en las copas de los arboles, caen hojas, son monos!!!!. En esta zona hay dos tipos de monos, unos pequeños y otros más grandes con una distinguida cola blanca. Espectacular.

A medio camino nos encontramos una zona de picnic y wc, sí, sí, como lo leéis, zona picnic y wc, recordad: Ruta Coca Cola. El wc es una letrina, un agujero en el suelo vamos. Nos tomamos el picnic, no es muy ortodoxo que se diga, comida típica tanzana: diferentes tipos de empanadas y frituras de carnes picantes, está bueno pero esperemos que siente bien a nuestro estómago.

A seguir, la tónica es la misma: selva, ligero desnivel, camino cómodo, pole, pole. Van bajando excursionistas, “Good Luck”, nos desean suerte en nuestro ascenso. Pues yo no las tengo todas conmigo, no me encuentro bien, me cuesta respirar y me duele la cabeza, problemas de aclimatación a 2.500 metros?????, no puede ser!!!!!! pero si me he pasado el verano corriendo a esta altitud!!!!!!! No digo nada a Judith para no preocuparla y pole, pole, y bebiendo mucho voy siguiendo hacia Mandara.

Llegamos, en un claro del bosque vemos una gran cabaña que es la recepción y otra que es el comedor. Varias cabañas más pequeñas para 4, 6 y 8 personas. Y como no, los wc!!!!.

La jornada ha sido corta: 7 KM y 800 metros de ascenso en 3h20.

Nos instalamos en una cabaña, está bien: limpia, colchones y luz, un lujo. Tenemos suerte y estamos solos en una cabaña de 4.

Harrot, nuestro camarero (sé que suena raro, pijo y esnob, pero es así, allí está todo establecido así), nos trae un barreño con agua caliente para lavarnos y nos dice que cuando acabemos entremos en el comedor para el “Tea Time”.

Esponjas enjabonadas y toallitas de bebe para el baño, quedamos bastante bien, cambio de ropa y al Tea Time!!!!. Una bandeja de palomitas, un termo de agua caliente, bolsitas de té, café Africane soluble, leche en polvo y 3 tipos diferentes de chocolate en polvo, vaya festín!!!!!, un lujazo. Qué dura la vida del montañero……






Tras el Tea Time un poco de descanso y nos viene a buscar Agust para ir a dar un paseo, nos acompaña Anoldi, un porteador amigo de nuestro guía. Vamos a ver el Maundi Crater, des de allí en un día despejado, no como hoy, se ve la frontera con Kenya y la ansiada cima del Kili. Tendremos que esperar a mañana para verla. El lugar, las vistas, la vegetación, la paz, la tranquilidad, es impresionante.

Más descanso, y a las 17:30 viene a buscarnos otra vez el bueno de Harrot para la cena. Dinner Time!!!. Vamos a salir de aquí como el quico!!!. Primero una deliciosa sopita de verduras y pan con mantequilla. De segundo un poco de pasta y carne, bañado con unas verduritas que le dan un toque delicioso, impresionante, qué rico, buenísimo. Fruta de postre y un chocolatito caliente. Sin palabras, impresionante.

Pronto a la cabaña: lectura, charla, emoción por estar allí, nervios por lo que nos espera y por fin nos dormimos. Es temprano, no son ni a las 21:00, así que hasta las 7 que nos tenemos que levantar va a ser una noche muy larga. Se oyen los monos fuera de la cabaña, la selva está viva, vaya festival de sonidos. Con tanto hidratarse para aclimatar no hay más remedio que salir varias veces al lavabo. Me encuentro mal, me cuesta mucho respirar, me agobio mucho, si estoy aquí así, como voy a dormir mañana a 3.7000 metros???. No puede ser, veo el treking esfumarse, la cima cada vez más lejos y más alta, si a 2.700 metros estoy así, qué va a ser de mi???, no puede ser, no me esperaba esto. Llueve, cae una buena tormenta. Al fin consigo dormir algo.

Las 7, pues sí que ha sido una noche larga, muy larga. Harrot pica a la puerta y nos trae el agua para lavarnos, en cuanto estemos listos a desayunar. Empieza el segundo día, pero esto lo dejaremos para la segunda entrega de esta crónica.

3 comentarios:

luisa4run dijo...

Que impresionante!!, que experiencia!!, es unica y exclusivamente para campeones como ustedes. Muchas gracias, esperare la segunda entrega y quiza mas, no se cuantas con ansias. Leerles sus cronicas es vivirlas!
Felicidades por lograr sus objetivos!
Un abrazo!
Maria Luisa

tekokiwi dijo...

Que grande... voy a por la segunda entrega. No es por nada, creo que le das un poco de "vidilla" y dices que no te encontrabas bien... ¿seguro?

Un saludo, Toni

David dijo...

Estaba buscando sobre distintos destinos para mis vacaciones y por eso todavía no reserve ningún lugar. Lo mas probable es que opte por sacar viajes barcelona aunque todavía no descarto nada y por eso sigo averiguando