martes, 6 de julio de 2010

NURIA-QUERALT-BERGA 2010

Sábado, tenemos un día largo por delante. A las 10:00 nos vamos hacia Berga, recogemos la tarjeta de paso y cogemos el autocar que nos ha de llevar hasta Ribes.

En Ribes comemos un bocata de tortilla con queso y a las 14:20 nos subimos al tren hacia Nuria.

Por fin arriba, son las tres de la tarde, llevamos 5 horas de viajes y dentro de 20 minutos empezaremos la Nuria-Queralt.

En la salida los truenos animan el ambiente. Se sale de uno en uno, registran la hora por el código de barras de la tarjeta de paso. A las 15:45, con sólo 5 personas detrás nuestro, iniciamos el camino hacia Berga. 24 horas de tiempo límite para 96 KM con 4.100 metros de ascenso y 5.400 metros de descenso.

Camino de Fontalba, muy concentrado en pisar bien y no torcerme el pie. Hoy los ligeros bastones Raid Light se han quedado en casa, hoy necesito unos bastones de “verdad”, necesito 2 piernas extra, los robustos Black Diamond serán hoy mis muletas. El vendaje aprieta y sujeta, pero no tengo ninguna confianza en el pie con lo que necesito pisar plano 100%, y eso es bastante difícil en montaña. Va a ser largo y lo veo bastante crudo, quizá no ha sido buena idea presentarse en la salida en estas condiciones.

A ritmo tranquilo, trotando en los tramos más favorables, pasamos Fontalba, y llegan los primeros desniveles. En un punto vemos que la gente vuelve hacia atrás y bajan por prado sin marcas y muy pendiente, incluso uno baja de espaldas ¿¿??. Miramos y abajo del todo, muchos metros abajo, vemos la serpiente multicolor, pero las marcas siguen recto, vemos el sendero que va a media ladera perdiendo altura paulatinamente y que hace una U en lo que parece que nos puede llevar al mismo sitio, y además hay marcas, así que por ahí vamos.

Se baja bien, nos vamos congratulando por la elección del camino, no vale la pena coger atajos que castiguen las piernas tontamente y buscar dificultades extra para mi pie. Así de felices seguimos en solitario hasta que vemos que abajo del todo está el primer control. PUTADA!!!!!

El camino es buenísimo, sí, va a parar a mitad de la subida, como a unos dos kilómetros después del avituallamiento. Vamos, que nos hemos pasado. No podemos atajar, es muy pendiente, así que seguimos el camino hasta que enlaza con el que viene de subida del control y para abajo y el resto de marchadores que nos miran raro. Parece que el camino que hemos seguido era el antiguo, cuando la marcha no bajaba hasta la Font de l’Home Mort. Para animarnos más empieza a granizar.

Llegamos al control a las 18:15, cerraban a las 18:00, no pasa nada, nos dejan seguir. De ir sobrados a ir fuera de horarios. Unos 4 KM extra en las piernas, unos 30 minutos de más, y vamos de coche escoba de la marcha. Empezamos bien.

Para arriba, larga subida hasta el Pas dels Lladres, Judith parece que reacciona mejor a la altitud, se siente un poco ahogada y forzada pero va bien, mucho mejor que en Cap de Rec.

Una vez arriba llegamos a una pista que baja cómodamente, trotamos, mi pie va bien, muy bien, la duda es hasta cuándo. El vendaje funciona pero supongo que cargará el pie, por no hablar de cómo debo estar apoyando y que otros músculos y tendones debo estar castigando. Pero de momento seguimos. Judith tropieza y se cae, aterrizaje en plancha. Se ofusca un poco, vaya inicio de marcha: nos pasamos el control, vamos fuera de horario, se cae. En fin, a relajarse y a seguir. Ya vemos gente delante, los vamos pillando. El recorrido sigue siendo cómodo para trotar. Llegamos al segundo control, ya en tiempo. Ahora toca bajar hasta La Molina, empieza otra pista, vamos comiendo unas barritas, hace unos minutos que no vemos marcas, ya la hemos liao!!!!!!. Vuelta atrás, otros 10 minutillos al bote de las propinas.

La marcha está muy bien marcada, cada 10 metros hay marcas, ahora hemos sido nosotros los que nos hemos despistado.

Estación de tren de La Molina, bien de tiempo para el cierre de controles. El avituallamiento es gazpacho y ensalada de patata con verdura, curioso. Nos pilla de sorpresa, la verdad es que teníamos ganas de avituallar bien y nos rompe los esquemas, nos esperábamos lo típico: frutos secos, sándwich, algo dulce, barritas,… Comemos, sacamos el frontal y a seguir.

Ya de noche empezamos la subida a Coll de Pal. Nos esperan 8 horas de oscuridad, hay que pasar la noche, calma y mañana a las 6:00 con las primeras luces del sol empieza la marcha. Tramos que suben bastante y tramos corredores, guardamos fuerzas, nos repetimos que mañana a las 6 empieza la marcha. Tengo mucho miedo de la bajada que nos espera, no la conocemos bien, sólo sé que son unos 12 KM y 1.200 metros de descenso, demasiado para mi pie maltrecho.

Coronamos Coll de Pal y para abajo a Rebost. Lo hacemos por la carretera siguiendo las marcas que al poco se meten en una pista y enlazan con el recorrido de Cavalls del Vent. Des de el Coll, al trote, bien. Hemos recuperado tiempo, avituallamos y salimos de Rebost antes de la 1. Aquí el avituallamiento es más completo a nuestro gusto. Con la bajada que queda hasta Rigogreixer esperamos recuperar más tiempo. En Rebost nos hemos tomado el arma secreta: Red Bull Energy Shot, a ver qué tal sale el invento.

Vamos hacia el Paller de Dalt, primero por sendero y luego por lo que parece una canal, el terreno está muy húmedo, es muy pendiente y patina mucho. Pongo todos los sentido en cada apoyo, en cada pisada, voy reteniendo la pierna derecha con todo lo que puedo: cuádriceps y brazo trabajan a fondo, suerte de los bastones. El resto de la bajada sigue perdiendo bastante altura rápidamente por terreno muy resbaladizo, es agotador, vamos más lentos de lo esperado, la bajada se hace eterna. Llegamos al control, ya queda menos para acabar la bajada.

Seguimos hacia Rigogreixer, en un momento me desconcentro, no sé en qué iba pensando pero me he relajado un momento y: PIE TORCIDO!!!!. Mi grito hace venir a Judith al instante, maldigo, blasfemo y me desespero, íbamos bien, íbamos muy bien, sólo me he desconcentrado un momento, sólo un momento. Me lamento, Judith me calma. He notado mucho dolor, pero menos que el sábado pasado, el vendaje ha funcionado, ha retenido muchísimo. Lo tengo dolorido pero parece salvable.

Hasta este momento el pie no me dolía, había aguantado media marcha, justo media marcha ya que me lo he torcido en el KM 47. Tenía molestias y dolores a causa del vendaje, sobretodo en la bajada, pero el pie bien. Ahora noto como un bola y un punto de mayor presión, supongo que se debe haber inflamado, pero parece que puedo seguir.

Por fin acaba la bajada, llegamos a Rigogreixer, estamos a 3 KM de Baga y hemos de ir a Can Cerdanyola, estamos en una zona que conocemos bien, y eso nos anima. Trotamos hasta el camping, cuando enlazamos con la carretera que pica ligeramente hacia arriba nos ponemos a caminar a buen ritmo y animados.

Can Cerdanyola, KM 50, cada vez hay más gente en los controles y cada vez la gente se ve peor. Comemos y seguimos. Hacia arriba, hacia la Bena y la Bauma. El pie sigue igual: dolorido, con la pelota ahí, pero bien. Subimos bien, Judith está muy animada. En la bajada se ha desmoralizado un poco, se le ha hecho muy pesada y se le ha atragantado, pero ahora va muy bien.

Vamos subiendo, ahora veo que Judith afloja un poco, un pequeño bajón. Seguimos y al llegar a la Bena parece que ha superado el bache. Por aquí hacia la Bauma. Subida superada y casi en el KM 60, son casi las 6:00, el día empieza a despertar, se oye el cantar de los pájaros. Atrás queda la oscuridad y el silencio de la noche. Lo hemos superado. Empieza la marcha.

Salimos del control y nos dirigimos a Saldes bajando primero a Gresolet. La alegría dura poco, empieza a llover y caen bastantes rayos, la bajada es un barrizal. Volvemos a ir más lentos de lo esperado.

Así seguimos hasta Saldes, el camino tiende más a subir que a bajar, o eso nos parece. Por fin salimos a una pista más favorable y trotamos hasta Saldes. Se hace de rogar pero llegamos hasta el pueblo. La tormenta ha cesado.

Avituallamiento y Red Bull Energy Shoot. Judith empieza a estar bastante cansada. Nos queda una subida y los últimos 20 KM de bajada con un par de repechos. Llega una furgoneta y recoge a los retirados, hay lista de espera, van llamando por el número de dorsal.

Nosotros seguimos, van a ser kilómetros duros y largas horas pero seguimos. La subida es un barrizal, suerte de los bastones, dos pasos para adelante y uno para atrás, es desesperante. Judith se ha rehecho bastante, cogemos un ritmo constante y vamos subiendo. Llegamos al Portet, control previo a coronar la subida. Esto ya está casi hecho. Mientras reponemos energías nos informan: en 4 horitas podemos llegar, son 23 KM y casi todos de bajada, así que podemos llegar en sub 22 horas, no está mal. Las malas noticias son que la bajada es mala: primero hierba que con la que ha caído debe estar fatal, luego un pedregal y luego más hierba y barrizal.

Bueno, pues nada, a seguir y ya nos lo encontraremos. Coronamos el collado, por fin se acabó el subir, y empezamos a bajar.

Lo prometido es deuda: hierba, barrizal, piedra, barrizal. Agotador y sobretodo muy lento.

Salimos a pista, Judith ya no está para correr. Tiene fuerzas, no va débil, pero también tiene muchos dolores varios. Así que caminando, caminando vamos siguiendo. Si no corremos, lo que nos queda va a ser muy largo.

Hemos de parar, reparaciones en los pies de Judith, lleva una ampolla muy dolorosa. Yo tengo una en el dedo pequeño, supongo que el vendaje debe rozar, pero como se suele decir: si funciona no lo toques, y lo que cuenta es el vendaje y la seguridad del pie, así que toca aguantarse.

Como desde el km 75 prácticamente no hemos corrido nada, se nos ha ido el tiempo, ahora ya casi ni llegaremos dentro de control.

Recuerdo que hace años un día de excursión, veníamos por estos mismo caminos y vimos las marcas blancas de la Nuria Queralt y teníamos la vista del Santuari delante. Nos dijimos: “te imaginas lo que debe ser llegar aquí des de Nuria y ver esta imagen” pues ahora ya no lo hemos de imaginar, ahora ya lo sabemos.

Judith va bastante cansada y pasándolo mal con la ampolla, a mí se me han hecho una eternidad los últimos kilómetros caminando, sólo tenemos ganas de llegar, y ahora no acaba en el Santuari, aún nos queda la bajada a Berga, así que aliviados de ver el Santuari pero no lo disfrutamos tanto como esperábamos. Mientras escribo estas líneas lo recuerdo como un gran momento, de gran ilusión, mezcla de alegría, orgullo, satisfacción, pero en ese momento no, en ese momento sólo quería llegar a Berga, nada más, mentiría si dijera otra cosa.

Pues venga, Santuari y para abajo por el camino de las escaleras. Truena y se pone a llover, por supuesto, no fuera que bajáramos con las piedras secas y le cogiéramos el gusto. Vaya día, vaya marcha. Tercera tormenta y casi las 24 horas con los pies chopos, chopos.

Llegamos a la carretera y le digo a Judith que hay que correr o no llegamos, hay que intentarlo. Correr es mucho decir, a todo se le llama correr. Lo que hacemos no es ni footing, no llega ni a jogging, pero es suficiente para llegar con cinco minutos de margen al control.

LA NURIA-QUERALT ES NUESTRA!!!!!

Nos reciben en un pequeño gimnasio, no pensamos ni en hacer la foto final, estamos empapados de arriba abajo y con una capa de barro hasta las rodillas.

Ha sido duro pero lo hemos conseguido, y como los 96 KM oficiales de la marcha nos parecían pocos, con nuestras pequeñas perdidas hemos redondeado hasta pasar los 100.

De los 380 valientes que tomamos la salida en Nuria han llegado a Berga 235.

Por los pelos, por los pelos pero conseguido!!!


Los datos del GPS en cuanto a tiempo y distancia, tiempo total mayor al real ya que encendimos el GPS mientras esperabamos a salir en el Santuari de Nuria y al llegar lo apagamos después de descansar y avituallar.

2 comentarios:

Rafa dijo...

acojonante!!! me has dejado sin palabras!!!!felicidades, menuda forma de sufrir y de seguir hacia delante, felicidades a los dos!!!

issola dijo...

Impresionante Pablo y Judith. Nuevamente me dejáis con los pelos de punta mientras voy leyendo. Sólo reconocer y admirar otra nueva hazaña que ya no son pocas y animaros a seguir soñando. Vosotros sois de los que hacéis realidad los sueños. Gracias por compartirlos. Es toda una inspiración. Enhorabuena espartanos.